casita de muƱecas antiguas

Historia y evoluciĆ³n de las casas de muƱecas

Las casas de muƱecas nos permiten jugar con nuestros sueƱos, decorar a nuestro gusto la casa que siempre hemos querido o simplemente vivir la historia y recrear espacios de antiguos, palacios o escenas de pelƭculas.

Tienen infinidad de posibilidades segĆŗn el estilo que mĆ”s nos guste: tapices decorativos, suelos, mobiliario de todo tipo y artĆ­culos mĆ”s exclusivos que permitirĆ”n cumplir con las necesidades de cada uno.

casas de muƱecas antiguas

Historia de las casas de muƱecas

Las casas de muƱecas europeas tienen su origen en el siglo XVI. Antes de convertirse en juguetes para niƱos, estaban destinadas a mostrar el prestigio y la reputaciĆ³n del propietario.

A raĆ­z de que el Duque Alberto de Baviera encargase una copia en miniatura de una de las residencias reales, otras familias adineradas adoptaron la misma idea realizando copias de sus casas. Eran suntuosas obras de arte en miniatura.La primera casa de muƱecas que se conoce es la Casa NĆŗremberg, una autĆ©ntica rĆ©plica de casa alemana del aƱo 1611.

En el siglo XX este juguete empezĆ³ a desempeƱar otros papeles. Uno de ellos fue el de reproducir crĆ­menes cuyas incĆ³gnitas eran muy difĆ­ciles de resolver. Los expertos se ayudaban de copias en miniatura de la escena del crimen para tener una perspectiva diferente de la situaciĆ³n.

Cada paĆ­s adoptaba la funciĆ³n de la casa de muƱecas a sus necesidades o costumbres. En el caso de Alemania, las utilizaban con fines didĆ”cticos con las que enseƱaban a las niƱas a ser buenas amas de casa.

interior casa de muƱecas antigua

En cambio, para los holandeses eran autĆ©nticas piezas de coleccionismo. Llenabas las casas de muƱecas con muebles y pinturas reales en miniatura haciendo de ellas un verdadero baluarte. Las situaban en las partes mĆ”s importantes de la casa a modo de exposiciĆ³n.

En EspaƱa, eran los burgueses los que encargaban construcciones de edificios en miniatura para comprobar como quedarĆ­an en la realidad, con sus muebles a medida y todo perfectamente colocado. De esta manera se aseguraban de la obra final antes de ser construida.

Los artesanos del Siglo XIX no disponĆ­an de ningĆŗn canon de medida para sus piezas hasta que llegaron los arquitectos que se interesaron por reconstruir sus obras a escala real, convirtiendo la escala 1:12 como estĆ”ndar internacional.

Estos escenarios en miniatura proporcionaron una nueva visiĆ³n de la vida y del trabajo, siendo la mayorĆ­a procedentes de Alemania y Francia.

antigua casa de muƱecas

Casas de muƱecas a Escala 1:12

Cuando miramos las casas antiguas, vemos diferentes escalas en su interior. Simplemente cada artesano, hacia el trabajo “pequeƱo”.

Antes de la revoluciĆ³n industrial, los ebanistas famosos de los siglos XIX y XIX produjeron sus mejores piezas en 1/10 o 1/8.

No fue sino hasta principios del siglo XX que la escala popular en ese momento era de 1 pulgada en una escala de 1 pie, es decir, en un medidor decimal, 1:12. interior, y enfatizaban el valor de las caracterĆ­sticas de estos coleccionistas. Los coleccionistas ingleses se comportaron un poco diferente.

Para ellos, una pequeƱa casa era exactamente lo que su descripciĆ³n sugiere: una pequeƱa copia de una casa con una fachada realista, cualquier cosa que se pueda colocar en la parte superior, o incluso una casa especialmente diseƱada que imita el diseƱo de sus propias casas.

 Los coleccionistas de la Ć©poca no solo coleccionaban y exhibĆ­an calcomanĆ­as, sino que las usaban a propĆ³sito para replicar su propia forma de vida y hogar. En EspaƱa, fueron encargados por familias burguesas de la Ć©poca, que querĆ­an ver cĆ³mo se verĆ­a cuando se construyera el edificio antes.

De esta manera, los propietarios veĆ­an en la casa en miniatura cĆ³mo serĆ­a la casa en la que realmente vivirĆ­an.

ĀæCuĆ”nto tiempo llevan las casas de muƱecas?

Actualmente, y hasta que surja nueva informaciĆ³n, se sabe que las casas de muƱecas se originaron en los paĆ­ses del norte de Europa, en los siglos XVII y XVIII, en Alemania, los PaĆ­ses Bajos e Inglaterra, y en los Estados Unidos, al final de este Ćŗltimo.

Es curioso que casi no hay informaciĆ³n sobre el uso en nuestro medio ambiente, el MediterrĆ”neo. SegĆŗn documentos antiguos, se sabe que en 1512 las elecciones en Sajonia le dieron a sus tres hijas una casa de muƱecas para Navidad.

En 1558, el duque de Baviera encargĆ³ una casa de muƱecas para su hija. La belleza de este trabajo fue tal que lo incluyĆ³ en su colecciĆ³n de arte. Se conocen los nombres de los artesanos del patio que intervinieron en el proyecto e incluso la descripciĆ³n de sus habitaciones, pero desafortunadamente la pequeƱa casa quedĆ³ completamente destruida en el incendio.

La casa de muƱecas mƔs antigua que podemos ver hoy data de 1611 y representa el ayuntamiento de Nuremberg.

Se puede ver en el Museo Nacional www.gnm.de

Al principio, las casitas para muƱecas no eran para niƱos; se usaban solo como adornos, ya que se consideraban caros y exclusivos para los coleccionistas.

La decoraciĆ³n de las casas pequeƱas refleja su propio estilo de vida, mostrando cĆ³mo se han decorado sus propias casas. A los niƱos solo se les permitĆ­a usar las cocinas como juguetes.

Pero depende del paƭs, por ejemplo: los alemanes consideraron importante enseƱar a sus hijas a ser buenas amas de casa, por lo que generalmente usaban las casas como juegos educativos. Las casas miniatura alemanas a menudo estaban decoradas con gran detalle y equipadas con todo lo necesario en la casa.

Si bien la mayorĆ­a de ellos tenĆ­an paredes laterales y techos muy realistas, faltaban las paredes frontales: la importancia era su contenido y mobiliario, lo que hacĆ­a que la fachada fuera interesante.

Los hombres y mujeres holandeses ricos a menudo eran coleccionaban porcelana fina, pintura y muebles, asĆ­ como copias en miniatura.

Debido a que anteriormente eran muy valiosos, se guardaban en un hermoso armario o gabinete especialmente diseƱado y adaptado para parecerse al interior de la casa. Carecƭan de una fachada real, las puertas del gabinete ocultaban y protegƭan las miniaturas del

Cronologƭa de las casas de muƱecas

  • 1512, durante la elecciĆ³n de Sajonia, regala a sus tres hijas una casa de muƱecas para Navidad.
  • El zar Pedro I “el Grande” (1682-1725), fascinado por el teatro de marionetas que vio en Holanda, encargĆ³ una producciĆ³n similar que durarĆ­a al menos cinco aƱos.
  • Primera mitad del siglo XVIII. Se conservarĆ” una copia del Priorato de Nostell, todos los artĆ­culos originales, muebles, muƱecas y accesorios. Su dueƱa, Lady Winn, supervisĆ³ el adorno y, junto con su hermana, la seƱorita Henshaw, hizo una gran cantidad de puntos de bordado. SegĆŗn las tradiciones familiares, contiene obras de Thomas Chippendale.
  • La reina Victoria de Inglaterra (20 de junio de 1837 – 22 de enero de 1901) es una apasionada de las casas de muƱecas.
  • En 1878, en la Casa Blanca, el decimonoveno presidente de los Estados Unidos, Rutherford B. Hayes encargĆ³ la construcciĆ³n de una casa de muƱecas para Fanny, su hija de 10 aƱos. Esta casa fue restaurada en 1950 por el nieto del presidente, que se puede ver hoy en el museo.
  • 1883 Paul Cumbie construye la casa sobre la base de la mansiĆ³n Vanderbilt.
  • MarĆ­a de Teck (1867ā€“1953), un consorcio del soberano Jorge V, era conocida por su amor al miniaturismo.

Conociendo este hecho, el primo del rey tuvo la idea de ordenar la construcciĆ³n de una fĆ”brica de muƱecas para dĆ”rselo. Este proyecto fue encargado por el entonces conocido y respetado arquitecto Sir Edwin Lutyens, quien no ocultĆ³ su sorpresa en tal misiĆ³n, aunque rĆ”pidamente abandonĆ³ dicho proyecto con gran entusiasmo.

Su intenciĆ³n era reproducir las tĆ­picas salas de reina de principios del siglo XX, y para este propĆ³sito preguntĆ³ a mil quinientas personas entre artesanos, artistas y fabricantes.

interior casa de muƱecas antigua

El modelo 1:12 se presentĆ³ al pĆŗblico en una exposiciĆ³n oficial en 1924, y sus partes mĆ”s importantes son las mĆ”quinas de coser producidas por el propio Singer o un automĆ³vil fabricado por Rolls Royce.

No hace falta decir que incluso las botellas de vino en la mini bodega contienen vino de verdad, y Sir Arthur Conan Doyle, un escritor llamado Rudyard Kipling y famoso autor de Sherlock Holmes, ha escrito para la biblioteca. Esta casa no es un juguete. Es un lugar historico.

Este magnĆ­fico castillo estĆ” ahora en exhibiciĆ³n en el Palacio de Windsor, Reino Unido.

Una de las casas de muƱecas mĆ”s famosas de AmĆ©rica es el llamado Castillo de las Hadas. El diseƱador es la estrella de cine mudo de veinte aƱos Colleen Moore. Esta lujosa fantasĆ­a mide 2.75 pies cuadrados y cuesta medio millĆ³n de dĆ³lares.

Las fantasĆ­as de cuento de hadas, como el comedor del rey Arturo, el dormitorio de la Bella Durmiente o el jardĆ­n mĆ”gico de Aladino, adornado con ruiseƱores y un sauce llorĆ³n, se reavivan en el Castillo de las Hadas.

TambiƩn hay una corona de diamantes que las bombillas, los granos de trigo, pueden arder durante quince horas seguidas, alfombras y tapices, asƭ como libros y retratos escritos a mano y pintados e incluso agua en un baƱo. plata.

Por cierto, las paredes fueron decoradas solo por el amado de todos los niƱos de Walt Disney.

Hoy se exhibe en el Museo de Ciencia e Industria de Chicago.

ConclusiĆ³n:

Las casas de muƱecas nos han interesado desde siempre. ĀæPor quĆ© no nos van a apasionar y entretener en este 2020?

error: Content is protected !!